lunes, 11 de diciembre de 2017

Felices por siempre jamás, de Stephanie Perkins

¡Hola bellotitas! Ya estamos casi en navidades! ¿Habéis pedido muchos libros? Yo... unos poquitos, jajaja. Así me pasa que se me acumulan y hago reseñas dos o tres años después de su salida al mercado, como me ha pasado con este:


Título: Felices por siempre jamás
Título original: Isla and the happy ever after
Autora: Stephanie Perkins
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 391
Precio: 16,90€
Edición: Tapa blanda con solapas


Este libro salió en noviembre de 2014. Mi hermana me lo regaló hace 3 años. ¿Veis lo que nos pasa a los blogueros? Que por mucho que nos guste un libro, un autor o una saga, siempre acabamos posponiendo y acumulando... Lo sé, soy un desastre. Pero bueno, más vale tarde que nunca, no? Y además, este libro no me lo mandaron de la editorial sino que fue un regalo de cumpleaños, por lo que no tengo que ser rápida. 


Veamos. Después de la historia de Anna y Etienne y la de Lola y Cricket, vamos con la de Isla y Josh. Los protas estudian en en mismo internado francés de Anna y Etienne, que ya conocemos. De hecho, Isla tuvo una pequeña aparición en Un beso en París. ¡Ah! Antes de que se me olvide, aclaro que tanto este libro como los dos anteriores se pueden leer de forma separada porque son historias autoconclusivas. Recomiendo su lectura siguiendo el orden en el que fueron publicados, especialmente si se tiene intención de leer los tres, pero si no, no os perderéis. 
Isla. Bajita, pelirroja, de madre francesa y padre estadounidense. Enamorada de Josh desde siempre. Josh, hijo de un senador de Estados Unidos, le encanta hacer dibujos y retratos. Ella siempre ha suspirado pro él pero sabiendo que nunca será correspondida. Una tarde, se encuentran en una cafetería. A ella le acaban de sacar las muelas del juicio y está colocada con la cantidad de analgésicos que le han dado, por lo que acaba quedándose groggy y él paga la consumición. Muerta de vergüenza, intentará hablar con él para pedirle perdón y devolverle el dinero. Cuando lo consigue, es el primer paso. Hablarán un poco más. Y tendrán citas. Y se cogerán de la mano, se darán besitos... porque es una pareja de lo más tierna y amorosa. Son monos hasta decir basta. Todo es muy idílico porque no hay una tercera persona que les haga dudar. De hecho, incluso hacen un viaje relámpago a Barcelona, y se nota que la autora estuvo allí y se fijó en todos los lugares, porque está muy bien retratada. Sí, la autora vino a España hace como 4 o 5 años para presentar su primer libro, Un beso en París, y paró en Madrid y Barcelona. Cuando describes una ciudad, y más una tan turística como Barcelona, tienes que hacerlo con mucho tiento porque si no has estado allí, se nota. Si todo lo que se describe procede de fotos/vídeos de internet o de lo que le hayan contado otros, no quedará bien. Pero no es el caso. Stephanie estuvo en Barcelona, y por lo que se deduce de este libro, hizo turismo a cascoporro y la ciudad le encantó. 


Pensaba darle a este libro la puntuación máxima, porque la autora me encanta, su pluma es muy bonita y amena, y la parejita formada por Isla y Josh son tan monos que crees que vas a estallar de ternura. Al igual que Etienne y Cricket, Josh es un amor, es de esos chicos buenos que a mí me gustan, sensibles, nada de malotes estereotipados o inmaduros. A lo largo de sus páginas vamos a conocerlo mejor y ver que no es un chaval hijo de senador, sin más, sino que ha tenido una juventud muy dura, que lo está pasando mal y que no lleva nada bien la situación que tiene en su casa. Isla para él es como su salvación, es aquello que faltaba en su vida para tenderle la mano y ayudarle a salir del agujero. Por eso aquí viene la parte que menos me ha gustado. En una ocasión a Isla le... yo qué sé cómo llamarlo, le da un barrunto y se come el coco cosa mala, empieza a pensar que Josh no la quiere de verdad sino que solo es como un relleno en su vida, que lo que tienen es algo transitorio y le dice cosas muy chungas y muy feas. Todo para romper con él. A lo que me refiero cuando digo que es lo que no me ha gustado es que los hemos visto muy acaramelados, muy románticos, de forma que nada nos hacía pensar que algo saldría mal. Y de repente a Isla se le cruzan los cables y rompe con él porque sí. Y esto es lo más forzado de la historia. No pega, no pega con el carácter de Isla ni con el tipo de relación que tenían. Luego lo justifica diciendo que tiene muchas inseguridades, y claro, se da cuenta que ha metido la pata, que tiene que recuperarlo... Cliché total. Eso lo hemos visto más veces que el anuncio del turrón. No me hubiera molestado tanto si a la autora se le hubiera ocurrido un motivo real para que a Isla le entraran dudas, o si las hubiera tenido desde el principio, pero es que ya os digo que es algo que sucede de repente y "porque sí". Y encima de forzado, es que ese recurso es absolutamente cliché. No me lo esperaba de una autora como Stephanie Perkins, ya que sus dos libros anteriores eran bastante originales. 
Sin embargo, no quiero decir que la autora la haya cagado o que con eso estropee el libro. Es un punto negativo bastante grande, pero toda la parte anterior, de cómo se enamoran, es muy bonita, y el final, ¿qué podría decir del final? Muy, muy, pero que muy romántico, dulce, enternecedor. Y antes de ese final tenemos una aparición estelar de Anna, Etienne, Lola y Cricket. Los vemos a los seis juntos. Un detalle que se agradece.

Bellotómetro: 

4/5 bellotas. Precioso, pero tiene un momento forzado que concluye de manera muy predecible.

lunes, 4 de diciembre de 2017

In my mailbox - Noviembre 2017

¡Hola, bellotitas! ¡Ya se acabó el mes! Como os conté la semana pasada, noviembre es el mes de mi cumple, y algunos han caído. Seis, para ser exactos:

La foto familiar. Como es el mes de mi cumple, he querido decorarlo con algunas cosillas escocesas.

Con William Wallace están La oportunista y El señor de las sombras. Ambos han sido autoregalos. El primero ya está leído y reseñado, y el segundo, pues próximamente. A ver cómo continua la historieta de Emma Carstairs.

Merida nos trae Stealing Snow y Siempre Blue. Han sido regalos de un amigo. El primero es el retelling de uno de mis cuentos favoritos, La reina de las nieves, y el segundo es de la autora de Máscaras, novela que me encantó, y por supuesto tenía que leer más de ella.

Y por último, Jamie Fraser viene con Sin Corazón, retelling de la historia de la reina de corazones de Alicia en el país de las maravillas. Soy muy fan de Marissa Meyer y sus crónicas lunares, y en lo que los mierdas de PRH se deciden a traernos Winter de una puñetera vez, en Hidra ha sido más listos y no han dejado escapar a una autora como ella, ¡Muy bien hecho! Y Siega me lo compré en la feria del libro de otoño que hubo en la Plaza mayor de Madrid. Es de Neal Shusterman, y con lo que me alucinó su saga Desconexión, su nueva obra tenía que venirse sí o sí.

¿Habéis leído ya alguno de estos libros? ¿O tenéis pensado hacerlo? ¡Contadme! ¡Un besito!

lunes, 27 de noviembre de 2017

La oportunista, de Tarryn Fisher

¡Hola, bellotitas! Se acaba noviembre y con diciembre llega la Navidad. ¿Habéis pedido muchos libros? Yo alguno, sí... jajaja. Pero el grueso de libros suelo pedirlos por mi cumple, como este que traigo hoy:


Título: La oportunista
Título original: The opportunist
Autora: Tarryn Fisher
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 317
Precio: 17,90€
Edición: Tapa blanda con solapas



Reseña: La oportunista nos cuenta la historia de amor de Olivia y Caleb. Tiene dos lineas narrativas: Presente y pasado. Empezamos por el presente, donde Olivia se encuentra con Caleb, su ex, totalmente amnésico. No se nos cuenta qué fue lo que sucedió entre ellos, pero sí se nos deja intuir que fue algo muy gordo, que Olivia se culpa y que haría lo que fuera por recuperarlo. Pues bien, esta es su oportunidad de hacer borrón y cuenta nueva. Caleb se acerca a ella y, en cuanto le dice que tuvo un accidente de coche y que no recuerda nada, Olivia decide aprovechar la oportunidad y volver a enamorarlo. Pero no va a ser fácil, porque resulta que Caleb está prometido y su chica, Leah, sí que recuerda a Olivia, ve lo que pretende y no va a dejar que se salga con la suya. Y mientras, en el pasado, vemos cómo se conocen cuando van al instituto, sus primeras citas... así se nos va desgranando poco a poco lo que sucedió entre ellos.

 Es un libro de romance. La parte del pasado en el instituto y la universidad, y la parte del presente ya cada uno con su respectivo trabajo. Y no es una novela bonita de esas que te hacen suspirar, ni dulce, ni amorosa. La relación que tienen Olivia y Caleb es TÓXICA. Se nos dice mucho acerca del horrible pasado de ella (Su padre era un drogata borracho que maltrataba a su madre, acabó muerto por un disparo a manos de una de sus amantes, y su madre murió de cáncer cuando Olivia tenía 16 años, lo que la obligó a salir adelante sola), y creo que en parte se dice para intentar justificar el comportamiento de ella. En principio no quiere nada con él, pero él insiste y tienen una cita. Él quiere continuar, pero ella le pone las cosas claras y le dice que no busca una relación. Él lo acepta y en ese momento ella se da cuenta de que ha metido la pata, porque sí quiere una relación. Con él. Se obsesiona, le espía, intenta entrar en el rollo "niños pijos" y se hace amiga de la novia para saber a qué se enfrenta, y se cubre de gloria cuando utiliza el embarazo de la novia para hacerla abortar y después ese aborto para hacer que rompan. Ella misma no se considera ni honrada ni buena persona, lo dice en varias ocasiones, sino que es manipuladora, fría y calculadora. Todo eso quedará bien demostrado cuando aparezca él con amnesia y ella sacará sus cartas para aprovecharse de eso y volver a ganarse su amor como si su historia se hubiera reseteado. Aunque la prometida también tiene telita marinera. 


La historia está narrada en todo momento bajo el punto de vista de Olivia. En todo momento justifica sus acciones pero eso no las convierte en buenas. Como os dije, es una relación tóxica y tanta culpa tiene ella como él. Aunque al estar narrada por ella, vemos más su punto de vista, pero él tampoco es un angelito. Y en cuanto a la tercera en discordia, Leah... Ufff. Como se suele decir, se junta el hambre con la desesperación, porque a cual más arpía. 
Nadie es inocente en esta historia. Nadie es ganador, sino que son todos perdedores. Todos tienen algo turbio que esconder y lo de Olivia es lo único que conocemos. No recomiendo este libro si buscáis una historia de amor de esas bonitas que hacen que nos salga la sonrisa tonta. Esta es la parte mala del amor, lo que ocurre cuando entra en juego la obsesión . No es un thriller, no hay ningún personaje salido de mentes criminales ni nada por el estilo, pero es una historia muy atípica.
¿Qué es lo que menos me ha gustado? El hecho de que es una relación tóxica y ninguno de los personajes sepa verlo y cortar con todo, sino que los tres siguen alimentando a la bestia (La bestia sería la toxicidad de la relación). Las relaciones tóxicas no son buenas ni saludables, el amor no es eso, y está en nuestras manos saber identificarlo para ponerle freno. Olivia está muy arrepentida de todo lo que le hizo a Caleb en el pasado, pero no aprende y está dispuesta no a repetir los mismos errores, sino a cometer otros a sabiendas de que lo son, todo por tener a Caleb, aunque eso provoque dolor, le da igual, todo por su obsesión con ese chico. No aprende de lo que ha vivido. Sabe que lo perdió por su culpa, pero pretende recuperarlo y seguir siendo igual de manipuladora aunque reconoce que eso es lo que les destrozó.
Es trilogía. Por lo que parece, el segundo libro va a estar narrado desde el punto de vista de Leah y veremos lo que pasó por su cabeza para actuar como lo hizo, y el tercero es el de Caleb. No sé si los tres libros contarán la misma historia o se continuarán, porque este podría decirse que cierra una etapa pero da pie a que todo continúe.
Le pongo esta puntuación a regañadientes. Porque la verdad es que el argumento no es nada del otro jueves y en ningún momento he conseguido conectar con Olivia. Pero me ha tenido muy enganchada y entretenida, y la verdad es que no ha decaído, no me he aburrido en absoluto a lo largo de la lectura, así que venga, se merece un poco al alza.

Bellotómetro:

3/5 bellotas. Engancha mucho, pero la historia que cuenta es de una relación tóxica.

lunes, 20 de noviembre de 2017

El viaje más largo: Libro VS Película. Visita de Nicholas Sparks

¡Hola bellotitas!
Nicholas Sparks es un autor que me gusta mucho, aunque hacía tiempo que no lo leía. Este verano me puse entre mis propósitos leer uno suyo, que ya iba siendo hora, y el elegido fue El viaje más largo, que es también la película que más me gusta de todas las adaptaciones que hay de sus libros (Reconozco que Scott Eastwood tiene mucho que ver en el asunto... sí... pero no es lo único, eh!)

Oye, tú, hijo de Clint, que la primera foto siempre es la de la portada del libro, te has colao... pero por ser tú, creo que te dejaré pasar...



Título: El viaje más largo
Título original: The longest ride
Autor: Nicholas Sparks
Editorial: Roca
Páginas: 394
Precio: 9,95€ (Hay varias ediciones a varios precios)
Edición: Yo tengo la de bolsillo con portada de la película, pero existen muchas más


Os pongo el tráiler de la película para que os vayais metiendo en la situación. Doy por hecho que, si estáis aquí leyendo esto, es porque sois fans de Nicholas Sparks, y aunque no hayáis leído todos sus libros, sí que habréis visto todas sus películas (Hay 11) o al menos esta de la que voy a hablar. Voy a hacer una comparación de las diferencias entre la peli y el libro, ¿ok?


La historia de este libro son dos: Por un lado la de Ira, un anciano que ha tenido un accidente de coche y espera que alguien lo encuentre, sepultado entre la nieve, mientras recuerda su juventud, la historia de amor que vivió con su mujer ya fallecida, los tiempos de la Segunda Guerra Mundial... y por otro lado la de Sophia, una joven estudiante de arte, y Luke, un vaquero. Por tanto, tenemos tres hilos narrativos.
Si habéis visto la película (Y si no la habéis visto, corred a verla, insensatos, es preciosa!) sabréis que Ira conoce a Sophia y Luke poco después de empezar la película. Pues bien, en el libro no es así, para nada. Ira tiene un grave accidente de coche y no puede moverse. Se ha salido de la carretera y para colmo está nevando copiosamente, por lo que tiene asumido que va a morir allí, y solo desea que no sea demasiado duro. Sin embargo, tiene una inesperada acompañante: Su mujer Ruth, o mejor dicho, su espíritu, o fantasma, o como lo queráis llamar. Ella murió hace unos años, dejando a Ira totalmente solo. Pues Ruth le dará conversación, impedirá que se quede dormido, y juntos irán recordando, uno a uno, los momentos más importantes de su vida juntos. Desde el día que se conocieron, en la sastrería del padre de él, pasando por su primera cita, su primer beso, cuando él la pidió matrimonio... También recordará aquellos episodios de la Segunda Guerra Mundial, donde él tuvo que combatir, y cuando regresó con la noticia de su esterilidad y no quiso atar a Ruth a un hombre que no podría hacer realidad su sueño de ser madre. Muchos episodios de su juventud, de su edad adulta, de su madurez... y también de su viudedad.


Sophia es estudiante de arte. Mientras que en la película está haciendo prácticas destinadas a que ella acabe trabajando en un museo o en una galería de arte, en el libro eso no es más que un sueño difícil de realizar. Conoce a Luke en una fiesta. Él es un vaquero, un montador de toros profesional, con una dura historia que no sale en la película, o más bien diría que no sale en su totalidad. En la película simplemente dicen que se cayó de un toro y le dejó una lesión en la cabeza, pero que a pesar de eso sigue montando a pesar de que su madre le pide que lo deje, como una estúpida obsesión, porque no puede dejar de hacerlo, a pesar de que sabe que si se vuelve a caer, morirá. Pues en el libro es muy diferente. Resulta que Luke tuvo ese accidente, sí, pero no fue una simple caída sino algo muy aparatoso: El toro era una bestia que se ensañó con él, le pisoteó enterito, rompiéndole varios huesos, y le abrió la cabeza a cornadas. Sobrevivió de milagro. De hecho, los médicos lo daban por muerto, pero milagrosamente, sobrevivió. Sabéis que en EEUU la sanidad no es un derecho como aquí, y que las operaciones son muy costosas, ¿verdad? Pues la madre de Luke, para pagar la cuenta del hospital, tuvo que hipotecar el rancho en el que viven. A ella no le importó, porque por un hijo se hace eso y más, pero en el tiempo en el que sucede todo el banco está apretándoles las tuercas ante una hipoteca que no van a poder pagar. Luke se niega a que por su culpa su madre pierda el rancho que ha sido de la familia durante generaciones, y por eso sigue montando toros y arriesgando su vida. Tiene una placa metálica en la cabeza y si se diera un simple golpe podría morir, por no decir que padece jaquecas a menudo a consecuencia de lo ocurrido. Sigue montando aun así, porque si gana el torneo mundial podrán hacerle frente al préstamo durante un año más.
Diferente, ¿verdad? En la película lo ponen como un chico obsesionado y terco, mientras que en el libro tiene un motivo muy grande para continuar.


Por su parte, Sophia no es una chica sin preocupaciones como en la película, sino que tiene un ex que la persigue y que intenta a toda costa volver con ella. Marcia, su mejor amiga, que en la película sale poco, en el libro es un personaje muy importante. Será la confidente de Sophia en todo el asunto con Luke e incluso traicionará la confianza de su amiga cuando empiece a salir con el ex de esta. 
En la película, después de su primera cita, Luke y Sophia encuentran el coche de Ira y llaman a emergencias. En el libro esto no sucede hasta casi el final. Mientras que en la película Sophia va a visitar a Ira al hospital y más adelante a su casa a hablar porque se caen muy bien, y este los invita a la subasta de arte que tiene lugar al final, en el libro solamente se ven una vez, en el hospital tras el accidente, y Sophia le lee una de las cartas que escribió a Ruth. Muere a los pocos días, y Sophia va a la subasta de arte porque su profesor la invita, como estudiante de arte que es.
En la película, sabemos de la vida en común de Ira y Ruth por medio de las cartas que Sophia le va leyendo y que dan lugar a todos esos flashbacks. En el libro todo sucede porque el espíritu de Ruth está junto a Ira y le hace recordar.
En la película, Luke abre un museo con los cuadros de Ira y Ruth, y Sophia trabaja en él. En el libro, los vende y así consigue liquidar la hipoteca y que el rancho se quede en la familia. Sophia no consigue encontrar trabajo y empieza una nueva vida junto a él en el rancho, mientras que en la película se remarcaba bien que eran muy diferentes, que ella era una chica de ciudad, cosmopolita y que su destino era trabajar en un museo en una gran urbe, y él todo lo contrario, un chico de campo al que le apasionan los caballos y la vida tranquila en un rancho. Mientras que en la película ese era el principal obstáculo que les impedía estar juntos, en el libro es el hecho de que Luke no va a dejar de montar y arriesgar su vida, ya que se siente culpable de que su madre vaya a perder el rancho por su accidente. 


Por lo demás, las escenas más bonitas de la película están en el libro. La historia de Ira y Ruth es simplemente maravillosa, es dulce, tierna, y se respira el amor en cada palabra. La de Sophia y Luke es diferente, al ser contemporánea, pero igualmente bonita. Gracias a la historia de Ira, la de Luke puede terminar como lo hace (Hay hasta petición de matrimonio, cosa que en la peli no!) y el final es mucho más bonito en el libro. No hay escena en el lago, sino otra aún más bella. Os dejo con la intriga, para que la disfrutéis vosotros mismos ;)

Y si no habéis visto la peli y no os he dado suficientes motivos, os doy uno más: 
Ay por favor, ¿pero se puede estar más bueno? No diréis que no se parece a su padre. Scott Eastwood, su padre tiene su mismo apellido y se llama Clint, por si no habéis caído XD Las fotos son de la peli, para que veáis que merece mucho la pena. La lástima es que es la única peli romántica que tiene, el resto de pelis que ha hecho son todas de acción... pero de verdad que merece la pena y mucho. El chico se lo curra en el gimnasio y en la peli os digo que nos lo demuestra. Vamos, que enseña chicha. ¿No os he dado ya motivos más que suficientes para verla?

Y cambiando de tema (Ay omá, que me acaloro), resulta que a finales de octubre pude conocer nada más y nada menos que al mismísimo autor, a Nicholas Sparks!! Yo pensaba que era uno de tantos que nunca salían de su país, pero no. Resulta que está presentando su último libro, Solo nosotros dos, y ha hecho una gira europea. Ha estado en un montón de ciudades, solamente en su facebook ha puesto fotos de Frankfurt, Milán, Budapest y Moscú, y en el encuentro nos reveló que había estado en varios y que aún le quedaban unos cuantos (Partía al día siguiente para Portugal). Iba casi a contrareloj, de modo que en nuestro país solamente pudo visitar Salamanca y Madrid. Mi hermana y yo fuimos con un par de horas de antelación, porque siendo un autor superventas como es él, y además la primera vez que visitaba España, pues me figuré que habría cola para verle. Pero no. Cuando nos pusimos en la cola, había solamente un grupo de tres chicas, y después otras dos se pusieron detrás de nosotras, pero no fue hasta que no se acercó la hora que la cola empezó a aumentar de tamaño. Me dio mucha pena porque apenas se había publicitado el encuentro (Veis para qué servimos los blogueros? Para cosas como esta. Pero si la editorial no avisa, evidentemente nadie se entera), pero al final la sala se llenó. Nicholas es un tío muy pero muy majete. Conoce algunas palabritas en español, que usó durante la charla. Nos contó que no escribe para una determinada edad, ni siquiera para mujeres, que él escribe para todos, y que le hace mucha ilusión ver cómo sus libros pasan de generación en generación (Usó las palabras en español "abuela, madre y chica"), nos reímos un rato comentando esa extraña costumbre que los estadounidenses tienen de poner a sus hijos nombres de estados y ciudades. Él mismo quería poner a su hija London, pero resulta que lo que tuvo fue un niño y lo llamó Landon. Y finalmente descartó el nombre, porque no iba a tener a Landon y London, pero la niña de su último libro se llama London. Nos contó también que tiene una medalla en procrastinación (Esto es, lo que en mi época se llamaba perder el tiempo a lo tonto). Que en cuanto acaba un libro se lo manda a su agente y a su editor, son las primeras personas que lo leen. También que en una ocasión mandó el libro a este, y le contestó diciendo que le había gustado, pero que la primera mitad no le gustaba nada, que tendría que rehacerla porque no iba a funcionar, y que es que no le gustaba el personaje masculino, tampoco le gustaba el femenino, el final tampoco... así que, ya que se ponía a cambiar cosas, que mejor escribiera el libro de nuevo. Y cuando Nicholas le preguntó qué era exactamente lo que le había gustado... le contestó "El perro". Hablamos también de las adaptaciones cinematográficas. Él no tiene la culpa de los cambios que se hacen con respecto a los libros (Salieron a cuento el de Querido John y el de La última canción), que simplemente el director le dice que ha cambiado esa parte porque cree que funcionará mejor, y él no puede decirle que no lo haga. También nos dijo que, cuando vio la primera película de un libro suyo, fue una experiencia muy fuerte, porque le llamaron a un pase privado donde estaba el director, y cuando salió el título de la película, y empezaron a presentarse los personajes, pensaba "Hey, pero si eso me lo inventé yo, y ahora es una película, qué fuerte". Hubo un chico entre el público que le dio las gracias, porque decía que le había puesto El diario de Noah a nueve chicas y que le había ido bien con las nueve. Aquello nos hizo reír a todos. Se dijeron muchas cosas más, pero fueron casi todas acerca de su nuevo libro, el cual yo compraré cuando salga en bolsillo (Ya que tengo todos así), porque tenía una pinta muy interesante. La charla fue muy amena y profesional, muy diferente a todas en las que he estado. Y terminaré diciendo que me firmó nada más y nada menos que los 8 libros que traje (El diario de Noah, La boda, La última canción, El viaje más largo, Querido John, En nombre del amor, Cuando te encuentre y Un paseo para recordar). Es un tío majísimo y simpatiquísimo, salí super contenta de allí y solo me queda esperar que se anime a volver algún día :)

lunes, 13 de noviembre de 2017

Ecos del pasado, de Diana Gabaldon

¡Hola, bellotitas! Parece que el frío ha entrado ya de lleno, lo que convierte esta época en la ideal para cogerse una mantita y leer un buen libro. Las que me conocéis, sabéis que soy una fan de Outlander, la saga de Diana Gabaldon que aquí recibe el título de Forastera. Son unos libracos enormes, de hecho, los últimos sobrepasan las mil páginas. Por este motivo, y porque la autora se eterniza para escribir (Unos 5 años suele tardar entre libro y libro), pues me lo tomo con mucha calma. Y como hacía ya cerca de un año que no cogía nada de esta mujer, pues me dije que ya sería hora de hacerlo, y me aventuré con el libro 7: Ecos del pasado.


Título: Ecos del pasado
Título original: An Echo in the bone
Autora: Diana Gabaldon
Saga: Outlander #7
Editorial: Planeta/Debolsillo/Salamandra
Páginas: 1037
Precio: 28,90€/14,95€/19,20€
Edición: Tapa dura con sobrecubiertas/Bolsillo/Tapa blanda

Mis reseñas de la saga:


Os juro, bellotitas, que hacía tiempo que un libro no se me hacía tan pesado como este. Por supuesto, su longitud tiene mucho que ver, son más de mil páginas ahí de bellón. Lo tenía ahí en la estantería esperándome desde hacía ya un par de años o más, pero si no lo había leído era principalmente porque la autora se toma con mucha parsimonia esto de escribir y sé bien que en cuanto me lea el octavo, pues se acabó lo que se daba, me pondré al día y hasta luego, Lucas (DEP Chiquito). Pero tampoco quería dejarlo ahí por los siglos de los siglos, que si me lo compré fue para leerlo, desde luego. Así que cuando una amiga mía me dijo que iba a leerlo, pues bueno, me dije ¿Por qué no? Lo leemos a la vez y comentamos. Ha sido una lectura no exenta de problemas: Yo compré este libro por internet a casi la mitad de su precio original (29 pavos duelen, no me lo negaréis, a mí me costó 15) en una super oferta que encontré, pero resulta que, cuando iba por la página ciento y pico, el texto deja de tener sentido, me fijo y se me cae el alma a los pies... le faltaban casi 60 páginas ahí en medio. Madreeee qué disgusto!! Tuve suerte y conseguí que me lo cambiaran en una librería, porque al no ser una devolución sino un cambio y no haber transacción monetaria, pues se puede hacer. La librería ni gana ni pierde. Y es que a más de dos años de la fecha de compra, y sin ticket y sin nada, a ver qué iba a hacer si no. Tuve suerte. Y luego mi amiga paró la lectura, en parte por la falta de acción entre sus páginas, pero yo seguí y me lo acabé. Ahora tengo una sensación mezcla de orgullo y alivio por haber conseguido terminarme ese tochazo. Porque os aseguro que se me ha hecho largo, largo, larguísimo.
 Si os acordáis, dejamos a Jamie y Claire con su casa reducida a cenizas y con la determinación de volver a Escocia, porque creen que ya va siendo hora. Se da a suponer que partirían al comienzo de este libro y que la acción transcurriría allí. Pues no, nada más lejos de la realidad. Pasarán casi 800 páginas hasta que por fin pisen suelo escocés y el libro se anime un poco. Porque de verdad os digo que todo lo que hay antes es un rollazo. No pasa casi nada. Esas 800 páginas se podrían haber narrado en 100. Y preguntaréis ¿Y qué cuenta en esas 800 páginas, a tu juicio inútiles? Pues cuenta batallitas por aquí y por allá, movidas que tienen Jamie y Claire en cuanto cogen el barco, William y Lord John con sus asuntos que aburren a las ovejas, Claire operando, da igual que sea una amputación, unas vegetaciones o una almorrana, porque se tira páginas y páginas para contar cómo hace la primera incisión, brota la sangre, corta aquí, cauteriza allá, la vena nosequé, el tejido de nosedónde, ahora cojo mi super bisturí, ahora mi escalpelo, luego unos fórceps... y mientras tanto el lector que se queda frito del aburrimiento.


El libro tiene varios hilos narrativos: Uno en primera persona narrado por Claire, a veces sola y a veces acompañada de Jamie. Otro sobre el joven Ian, para mí el protagonista indiscutible de este libro. Otro sobre William y Lord John. Este hilo tiene cartas entre ellos, además a veces seguimos a uno y a veces al otro. Uno más en el siglo XX con Roger, Bree y los pequeños Jem y Mandy, y ya a veces seguimos a Jamie en alguna batalla o a alguno de los otros personajes menos importantes en alguno de sus asuntos. De todos estos hilos, el único al que no le sobra ni una palabra es al de Ian. El chico, al principio del libro, matará accidentalmente a la señora Bug, y su marido buscará venganza. No matándole a él, sino arrebatándole a la persona que más le importe. Le seguirá en todo el recorrido mientras estén en las Colonias y después de que vuelva de Escocia, y finalmente descubrirá quién es esa persona con la que debe cobrarse venganza. Porque sí, Ian se volverá a enamorar, y se lo merece, porque el chico sufrió mucho mientras estuvo con los mohawk. Emily fue su primer amor y aún tiene su espinita clavada. Pues en este libro conocerá a una chica que hará que vuelva a latir su corazón (en ese sentido). No diré quién es, tendréis que descubrirlo vosotros mismos ;) 
Por otro lado, Roger y Bree viven en Lallybroch y van racionando las cartas que escribieron Claire y Jamie, para tener siempre algo que leer. Bree encuentra trabajo como ingeniera, pero para una mujer entrar de jefa de un equipo puramente masculino en 1980 es duro, y tendrá que soportar burlas, desprecios, bromas pesadas y una putada muy, muy gorda al final. Roger va a intentar hacer una vida normal a pesar de lo que le sucedió en la garganta, pero un personaje que no esperaba aparece, quién sabe con qué intenciones. 
Jamie y Claire se embarcan, pero se cruzan con un barco que les obliga a interrumpir su viaje. Tras un montón de capítulos con una aventura bastante aburrida que no tiene mayor relevancia para la historia, siguen en las colonias haciendo... yo qué sé qué hacen. Batallitas por aquí, operaciones por allá, y así pasan los meses y no se han ido.
William, también conocido como Lord Ellesmere, está en el ejército y al chaval no le podría ir peor. Se pierde en los bosques, en los pantanos, sale espantado cuando oye ruidos de animales, le encuentran los indios... Todo eso me hace pensar qué rayos hace este chaval en la milicia, si tiene tanta formación militar como yo, que ya es decir. Esos capítulos son muy, pero muy aburridos. Se salvan algunos en los que se entrecruza con el hilo narrativo de Ian. Pero el resto... bah. Lo mismo que los de Lord John. Salvaría una entrevista que tiene con Percy Beauchamp, en la que nos enteramos de datos muy útiles sobre nuestro querido Fergus. Ah, por cierto, Fergus apenas sale. 



Cuando estamos ya cerca de la página 800, Jamie y Claire por fin están en Edimburgo. Y ni nos cuentan cómo fue el viaje, ni nada, llegan de repente, como si la Gabaldon de repente se diera cuenta de que se ha ido demasiado por las ramas. Ahí ya llega lo entretenido. Por fin suceden cosas relevantes para la trama. Volvemos a ver a Jenny, a Ian, a Laoghaire, a Joanie, ¡Incluso a Ned Gowan! Este hombre los va a enterrar a todos. Sabremos los motivos de cosas que hicieron los personajes en libros anteriores y nos despediremos para siempre de alguien muy querido y entrañable. 
En los últimos capítulos ya sucede todo de forma vertiginosa y sin apenas explicación. Los personajes actúan raro y la narración es acelerada. Y para colmo tenemos un final totalmente abierto, especialmente para Roger y Bree, cuya trama queda en suspenso para resolverse en el siguiente libro. 
¿Mi opinión final? Que la Gabaldon es una rollera. Como tarda 5 años en escribirlo por la documentación exhaustiva que tiene, debió de decir: ¿Me he tenido que documentar chupándome 20 libros de historia? Pues os lo vais a tragar todo. A este libro le sobran 700 páginas. Con tanto dato histórico, que no tiene relevancia en absoluto, solo consigue que los personajes, tan bien trazados y perfilados en los libros anteriores, queden completamente desdibujados y no sean más que un adorno en medio de tanta batalla u operación. 
Me niego a darle una sola bellota, porque darle la puntuación más baja sería ponerlo a la altura de otros libros que son auténticas bazofias, y creo que no se merece eso, por mucho rollo inútil que tenga. Pero no se merece un "Me ha gustado", porque no es cierto. Este es, a mi juicio, el peor libro de la saga.

Bellotómetro:

2/5 bellotas. Sobran 700 páginas de datos sin importancia alguna.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Elixir (Pociones 2) de Amy Alward

¡Hola, bellotitas! Ahora que por fin parece que ha entrado un poco el frescor, yo sigo reseñando novelas que leí hace un par de meses, si es que voy super atrasada x.x


Título: Elixir
Título original: The potion diaries: Royal Tour
Autora: Amy Alward
Saga: Pociones #2
Editorial: Nocturna
Páginas: 432
Precio: 15€
Edición: Tapa blanda con solapas


Sinopsis oficial: 
INGREDIENTES
Una cucharada de magia peligrosa
Un largo hilo de comentarios por Internet
Una dosis de suerte (buena o mala)
Polvo de cascos de centauro
¡Todo ello llevado a ebullición en un gran viaje!
Tras ganar la Expedición Salvaje, Sam acepta acompañar a la princesa Evelyn en una gira real. Y si bien accede para ayudar a su amiga, cuyos poderes mágicos se han descontrolado, en su decisión también hay un motivo secreto relacionado con su abuelo.
Para ayudarlos y de paso encontrar un misterioso diario de pociones, Sam se embarcará en una búsqueda contrarreloj donde tendrá que poner a prueba todas sus habilidades como alquimista.

Reseña: Filtro me gustó tanto que, por supuesto, tenía que hacerme con su segunda parte. Ahora sé que van a ser cuatro libros... Jo. Por un lado, bien porque la historia es muy divertida, pero por otro, pues... mi estantería está abarrotada y mi economía no está para tirar cohetes XD
El libro se sitúa inmediatamente después del final del primero, y he de decir que tarda bastante en arrancar. En los primeros capítulos no pasaba apenas nada, lo que me hacía preguntarme dónde estaba la historia tan divertida y los personajes tan carismáticos del primer libro. ¿Sabéis el que no es como en el primero? Evelyn. La princesa del primer libro estaba enamorada de sí misma y eso te hacía soltar una carcajada tras otra. Ahora es super amiga de Sam y me pregunto ¿Desde cuándo son tan amiguísimas? Si apenas se conocen. Evelyn se comporta como si conociera a Sam de toda la vida y eso no me ha gustado.
Zain es encantador. Es el chico ideal para Sam, un buñuelo de crema, como a mí me gustan los chicos, con lo cual he disfrutado mucho cada vez que salía. Solo tiene ojos para ella y forman una pareja muy cuca.
El libro tiene la misma cantidad de pociones, ingredientes, hechizos, magia, hierbas y criaturas fantásticas que ya tenía el anterior. Nos lo presentan de forma amena y entretenida, con lo cual no se te hace pesado, aunque seas como yo y tengas memoria de Dory para recordar todo eso.


Pues como os decía, el principio es lentillo. Pero hacia la mitad sucede algo que hace que no pudiera dejar de leer. Sí, tenemos acción e intriga. No puedo desvelaros nada porque es mejor que lo descubráis vosotros, pero os adelanto que merece mucho la pena que continuéis y sigáis a Sam en su aventura. 
El final me sorprendió. ¿Sabes cuando crees cómo van a ir las cosas, y el autor o autora te sorprende con un giro totalmente inesperado? Pues este es uno de esos libros. Hay un punto del final concerniente a Evelyn que era totalmente esperado y predecible, ¡pero ay, el resto! ¡Ha sido genial!
Y de todas las escenas, me quedo con la final de Sam con su abuela. Tierna, bonita y emotiva. 
Tenemos un cliffhanger de cara al libro 3, cosa que no me ha gustado mucho porque hubiese preferido que, como el primero, la historia quedara cerrada. Aún así, ha sido muy buena lectura. Pensaba darle 3 bellotas, porque tarda en arrancar y no es tan bueno como el primero, pero la escena de Sam y su abuelo ha hecho que se gane una más, así que:

Bellotómetro:

4/5 bellotas. No tan bueno como el primero, pero muy recomendable. Una más que digna continuación.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...